top of page

Sod ha Najash y Sod haHasmal.

Sinopsis:

Estos dos breves tratados del renombrado cabalista Iosef Gikatilla (1248-1325) se centran en dos de los secretos cabalísticos más fundamentales: la serpiente del Génesis y el Hashmal del libro de Ezequiel.

Gikatilla fue alumno del mítico Abraham Abulafia, y estuvo en estrecha relación con Moisés de León, el presunto autor/recopilador del Sefer haZohar, así como con otros grandes cabalistas de su época. Como escribe el erudito Charles Mopsik, "La abundancia de sus escritos, que tocan todos los temas importantes, atestigua que en su época la Cábala ya era capaz de ofrecer una interpretación total del judaísmo y de plantearse como una alternativa creíble, no sólo a la filosofía, sino también a la exégesis literal y al formalismo legalista de la enseñanza rabínica clásica".

El secreto de la serpiente -Rabí Iosef Gikatilla

SKU: 9788491119661
90.00 ₪Precio
  • Temática: mística / judaísmo / religión / cábala.

    Número de páginas: 112.

    Formato: tapa blanda.

    Dimensiones: 13,5  x 21 cm.

  • Gikatilla, Joseph ben Abraham. Medinaceli (Soria), 1248 – Peñafiel (Valladolid), 1325. Cabalista, exégeta. Aunque nacido en Medinaceli, su residencia más prolongada estuvo en Segovia. Entre 1272 y 1274 fue discípulo de Abraham Abulafia, viéndose muy influenciado por sus tendencias proféticas, de tal manera que éste llegó a considerarle continuador de su escuela. Gikatilla fue un escritor prolífico; escribió su primer trabajo cuando sólo contaba veintiséis años, el Ginnat ‘egoz. Es un tratado cabalístico estructurado en tres partes.

    Como cabalista, Gikatilla se ocupó de combinaciones místicas y transposiciones de letras y números, como queda plasmado en su extensa obra. Gikatilla no era un adversario de la Filosofía, muy al contrario; trató de reconciliar Filosofía y Cábala. Pero, sin duda, su gran obra está centrada en el misticismo. Su obra Sa’re ‘orah (Puertas de Luz), propagó ciertas ideas del Zohar; incluso el título inicial, Sefer ha-ora (Libro de la luz), suena como una paráfrasis de Sefer ha-zohar (Libro del esplendor). Fue muy criticado por Samuel de Acre en su “Me’irat ‘Enayyim”, por el abuso del nombre Santo.

bottom of page