top of page

COLECCIÓN ORO.

Sinopsis:

Las Rimas de Bécquer constituyen la más depurada expresión poética del tardío Romanticismo español. Su influencia en el movimiento modernista y en muchos poetas de la llamada Generación del 27 parece fuera de toda duda.

¿Quién puede, por otra parte, igualar el clima sombrío, fantasmagórico y misterioso que Bécquer logró crear en sus Leyendas?

Rimas y leyendas - Gustavo Adolfo Becquer

SKU: 9788497942218
65.00 ₪Precio
  • Temática: Clásico selección / rimas / leyendas.

    Número de páginas: 320.

    Formato: tapa dura.

    Tamaño: 15 x 20 cm.

  • Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida, ​ más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo. Nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836. El padre era pintor costumbrista de notable éxito, especialmente entre los viajeros ingleses de la época. Cuando el futuro poeta contaba cinco años murió su padre y su madre cuando tenía once. El joven Bécquer estudió en el colegio de San Telmo en condición de pobre pero de familia noble. Su tío Joaquín Domínguez Becquer, también importante pintor sevillano, se hizo cargo de los hermanos. Su educación literaria, dirigida en el Instituto sevillano por Francisco Rodríguez Zapata, discípulo del gran ilustrado Alberto Lista, fue clasicista, con especial aprecio a los poetas latinos y españoles del Siglo de Oro: Fray Luis de León, Herrera o Rioja. En 1854 se trasladó a Madrid, donde sufrió penalidades económicas hasta que en 1860 Rodríguez Correa le consiguió un empleo fijo de redactor en un El Contemporáneo. Para ganar algún dinero escribió en colaboración con sus amigos, comedias y zarzuelas como La novia y el pantalón (1856) La venta encantada, basada en el Quijote. Bécquer se casó en 1861 con Casta Esteban y Navarro, en esta época el poeta publicó sueltas la mayoría de sus rimas y leyendas y se hizo un nombre, además de poder mantener una familia con hijos. En 1868 se separó de su esposa, y perdió, con la revolución liberal, su puesto oficial, al tiempo que cayó el ministro, protector y admirador de Bécquer, Luis González Bravo. En 1870 fue nombrado director de La Ilustración de Madrid pero murió el 23 de septiembre de ese mismo año.
    Sus rimas y poesías fueron compiladas y publicadas póstumamente por sus amigos.

bottom of page